Aprender a observar el mundo desde la fe

Aprender a observar el mundo desde la fe

Construyendo mundos es un proyecto para una nueva era que pretende que los alumnos y las alumnas comprendan el mundo en el que viven para actuar sobre él, y construir e imaginar el mundo en el que quieren vivir. Santillana ofrece un amplio catálogo de materiales didácticos para Educación Primaria, pensando en las necesidades que el profesorado de Religión tiene en sus aulas.

El proyecto ha tenido en cuenta los siguientes aspectos para elaborar su ruta de aprendizaje:

  1. El currículo propuesto por la Comisión Episcopal para la Educación y Cultura como base.
  2. Integración de los nuevos saberes.
  3. Incorporación de nuevas temáticassostenibilidad ambiental, desarrollo social, valores ciudadanos, y conocimiento y expresión personal y cultural.
  4. Competencias para el siglo XXI y habilidades para la vida. Desarrollo de habilidades de:
  • Pensamiento
  • Comunicación
  • Investigación
  • Creatividad e innovación
  • Cooperación
  • Tratamiento de la información y cultura digital
  • Autogestión y aprendizaje

5. Actitudes y valores.

  • Actitudes de entusiasmo, curiosidad, compromiso, imaginación, iniciativa, confianza, apertura, generosidad, empatía…
  • Valores de respeto por la vida y la dignidad humana, justicia, no discriminación, solidaridad, paz y no violencia, respeto por el medio ambiente…

Cada unidad didáctica se organiza en torno a una situación de aprendizaje motivadora y cercana al alumnado para vincular la religión con la vida cotidiana. La ruta didáctica de las unidades de Religión Católica es la siguiente:

  • Tomar conciencia de las situaciones que se plantean, y compartir las preguntas y las hipótesis que surjan con el grupo clase. Esto implica el desarrollo del pensamiento y de las emociones.
  • Aprendizaje para observar el mundo desde la fe a partir de una situación de aprendizaje: escuchando la Biblia, comprendiendo el mensaje de Dios y conociendo los valores cristianos. Esto implica el desarrollo de las habilidades de comunicación.
  • Pasar a la acción. Se aplican los saberes aprendidos para mejorar las habilidades de cooperación que ayudan a mejorar el mundo. Esto implica desarrollar las competencias del siglo XXI.
  • Consolidación final. Los alumnos y las alumnas comprobarán sus progresos y reflexionarán sobre su trabajo. Esto implica la valoración personal de los aprendido: metacognición y autoconocimiento.

Además, los niños y niñas desarrollarán su capacidad para emitir juicios propios, perfeccionarán sus habilidades de cooperación para vivir en sociedad y profundizarán en los valores cristianos que ayudan a mejorar el mundo a partir del análisis de una obra de arte.

Al final de cada trimestre, se realizará un proyecto de trabajo en equipo de carácter interdisciplinar, relacionado con los Objetivos de Desarrollo Sostenible, donde los estudiantes aplicarán lo aprendido a su entorno.

Foto: Antonio Luis Alarcón, director de Relaciones Institucionales de Santillana, durante su intervención, el pasado 6 de mayo, en el I Encuentro Iberoamericano de Profesores de Religión | ©JORGE ZORRILLA